/* blog igualado columas*/ .et_blog_grid_equal_height article { overflow: hidden; }

El cuerpo de la mujer varía a lo largo de su vida, se producen cambios hormonales que provocan que viva diferentes etapas, la infancia, la aparición de la regla, el embarazo, la menopausia. Además, su actividad también varía a lo largo de cada etapa. 

Todos estos cambios, obviamente, también se reflejan en su zona íntima, que también cambia.

Las principales características de la zona íntima femenina, que la hacen diferente al resto de piel, son su temperatura, humedad, pH (acidez), flora vaginal y moco vaginal. Cambios en cualquiera de estas características puede implicar desde molestias, irritaciones, hasta infecciones, mal olor, flujo, etc.

pH vaginal

El pH, es un valor que mide la acidez de la piel. Varía a lo largo de la vida, hasta la 1ª regla su valor es prácticamente neutro, alrededor de 7. En la edad fértil es ácido, entre 4,5 y 5. Durante el embarazo es todavía un poco más ácido, entre 4 y 4,5. Con la regla se vuelve casi neutro, entre 6,8 y 7,2.  El ejercicio físico y la vida sexual activa lo hacen un poco más ácido. 



Flora vaginal

La flora bacteriana presente en la vagina, flora vaginal, protege de las infecciones por bacterias patógenas. La flora disminuye al subir el pH y dejar de ser ácido, lo cual facilita que se produzca la infección y la aparición de síntomas como molestias, irritaciones, sequedad e incluso dolor al mantener relaciones sexuales, flujo y mal olor.


Los cambios en estas características se pueden dar por causas externas e internas

Hábitos saludables más importantes:


Higiene íntima diaria

  • Lavarse bien las manos antes y después de ir al baño
  • Utilizar siempre el papel higiénico de delante hacia atrás
  • Usar para la higiene íntima productos adecuados y específicos para cada edad en función del pH, necesidad o situación, que no modifiquen el pH natural, no irriten ni resequen, sin perfume.
    • Infancia, antes de la primera regla, pH neutro, alrededor de 7. 
    • Edad fértil, pH ácido alrededor de 4,5 – 5
    • Menopausia, pH neutro, alrededor de 7
  • Realizar el lavado de delante a atrás, nunca al revés para evitar pasar bacterias de la zona anal a la vaginal. 
  • No usar esponjas, manoplas o similares. Utilizar solo los dedos, con suavidad y solo en la parte externa, pliegues de los labios mayores, menores y clítoris. Aclarar con agua abundantemente. Secar con toalla limpia y no compartir toallas
  • Evitar las duchas vaginales, salvo que el médico las recete
  • Reducir el uso de desodorantes íntimos, pueden ser irritantes o alergénicos, además de que pueden enmascarar el mal olor, síntoma de un problema que debe tratarse adecuadamente.

Vestuario

  • Vestir ropa interior, un poco holgada, para que el aire circule, preferentemente de algodón para facilitar la transpiración. Lavarla con productos poco agresivos, aclarar abundantemente y guardarla en un sitio limpio.
  • Usar pantalones o pantys no demasiado ajustados puesto que pueden aumentar tanto la temperatura como la humedad al dificultar la transpiración y irritar por el roce.

Relaciones sexuales

  • Lavarse las manos y la zona genital antes y después de mantener relaciones sexuales

Precauciones en el día a día

  • Evitar el contacto directo con la taza en los baños públicos, utilizar toallitas desinfectantes o poner papel higiénico en el borde.
  • Si depila o rasura su zona íntima, use antes y después desinfectantes especiales para esta zona

Durante la regla

  • Durante la regla, se debe ser especialmente cuidadosa con el cambio de compresa o tampón (máximo 4-6 horas). Usarlos preferentemente sin desodorante ni blanqueadores ópticos, puesto que son irritantes y realizar una higiene especialmente cuidadosa una o dos veces al día

En la playa o piscina

  • Después del baño, evitar permanecer mucho tiempo con el bañador húmedo.

Tipos de productos más usuales


De uso diario, geles de higiene íntima

  • Jabones o geles íntimos para uso diario, de pH neutro para usar las niñas antes de la primera regla y de pH ácido, igual al de la zona, durante la edad fértil
  • Toallitas de higiene íntima para cuando se está fuera de casa
  • Sprays refrescantes, calmantes del picor y desodorantes naturale

Si las molestias se repiten con frecuencia

  • Jabones o geles íntimos para mujeres con tendencia a sufrir picores o irritaciones

Durante los tratamientos con medicamentos

  • Geles o jabones coadyuvantes al tratamiento durante las infecciones. Su uso permite que los tratamientos actúen al máximo, calman los síntomas y son especialmente cuidadosos con una piel muy sensible.

Si la piel está seca

  • Hidratantes vaginales internos y externos. Su uso es adecuado cuando la piel en general es o se vuelve seca, por atopia, estrés, edad, uso de determinados medicamentos, uso de productos de higiene inadecuados, etc

Cuando las relaciones sexuales son dolorosas 

  • Lubricantes, cuando por la sequedad por el uso de tampones, medicamentos o estrés, las relaciones sexuales se convierten en incómodas o incluso dolorosas
  • Lubricantes estimulantes para cuando además la libido disminuye.

Para el tratamiento

  • Cremas de tratamiento anti fúngico
  • Complementos nutricionales, los más comunes son para aliviar los síntomas de la menopausia, pueden ser a base de isoflavonas de soja o sin soja para las mujeres alérgicas o que no pueden tomar soja.
  • Probióticos vaginales, por vía oral o vaginal, son bacterias específicas para restablecer la flora vaginal, especialmente durante y después del tratamiento con antibióticos.

Hemos visto que hace diferente la piel de la zona íntima femenina, como cambia a lo largo de la vida, como debe tenerse en cuenta esa diferencia para evitar y prevenir molestias y problemas, de que productos disponemos, su uso y sus características para conseguir una higiene y cuidado adecuados.

Nuestra recomendación



Lactacyd Intimo
Lactacyd Intimo



Translate »