/* blog igualado columas*/ .et_blog_grid_equal_height article { overflow: hidden; }

El agua es el principal componente del cuerpo humano, al nacer en un 75 % y en edad adulta un 65%. Nuestro cuerpo regula constantemente nuestra agua interior para mantenerla estable, eliminando el exceso principalmente por la orina pero también por las heces, el sudor y el aliento.
Cuando este sistema de regulación se desestabiliza es cuando se puede producir la retención de líquidos.
Cuando llega el verano nos notamos las piernas más pesadas y hinchadas, a menudo nos levantamos con la cara hinchada o no nos caben los anillos, estos son claros síntomas de que existe retención de líquidos.

Posibles causas:


– Mala alimentación: exceso de sal (a causa del Sodio que lleva) ,de alimentos salados (embutidos, ahumados, frituras) y de bebidas con gas.
– Abusar de comidas preparadas o comer muy a menudo fuera de casa.
– Consumo de alcohol
– Llevar una dieta muy baja en proteínas (carnes, huevo y pescado)
– Sedentarismo
– Cambios hormonales (embarazo, menopausia, trastornos de la glándula tiroides).
– Síndrome premenstrual.
– Disfunciones hepáticas, renales y corazón.
– Uso de ciertos medicamentos (por ejemplo anticonceptivos orales)
– Reacciones alérgicas y/o intolerancia a determinados alimentos.

Retención de líquidos

Recomendaciones dietéticas:


Agua y alimentación sana, un básico 

– Beber 1 litro y medio de agua como máximo si se retienen líquidos. Si bebes más podrías acumular más.
– Si desea adelgazar podrías acumular tóxicos que se producen en el cuerpo al perder grasa , en este caso debes beber la cantidad de agua suficiente para que te ayude a eliminarlos .
– Procura rque sea agua baja en Sodio, esto lo verás en la etiqueta de la botella.
– Reducir el consumo de Sodio que se encuentra en grandes cantidades en embutidos, sal, alimentos precocinados, quesos, cubitos de caldo, pan, conservas, olivas, anchoas, ahumados, bebidas gaseosas y alcohol.
– Para condimentar se puede utilizar especias, ajo, limón y cebolla.
– Se pueden tomar algunas infusiones drenantes (con cuidado si se tiene la presión baja porque la pueden bajar más)
– Aumentar el consumo de alimentos diuréticos como por ejemplo la pera, níspero, manzana, alcachofa, pepino, apio, coliflor, espárrago, puerro, ajo, cebolla, piña, papaya, etc.
– Seguir una dieta rica en proteínas para que el hígado produzca suficiente albúmina que es la que se encarga de mantener el agua dentro de los vasos sanguíneos evitando que se acumule entre los tejidos y se pueda eliminar más fácilmente.
– Estabilizaremos los niveles hormonales en la menstruación con el consumo de vitamina B6 presente en los cerales integrales y legumbres, carnes, huevos y pescado.
– Evitaremos el consumo de vegetales crudos (por ejemplo ensaladas) por la noche, debido que el cuerpo necesita mas agua para su digestión y así retendremos más líquido durante la noche.
– Se recomienda dieta rica y variada de frutas y verduras de temporada para evitar los tóxicos de las cámaras.

Somos lo que comemos

Recomendaciones generales:

–  Mover las piernas: andar, subir escaleras, etc. para ayudar a la circulación
–  No llevar ropa ajustada .
–  Utilizar medias de compresión suave para favorecer la circulación de las piernas.
–  Dormir con las piernas ligeramente elevadas.
– Hacer algún tratamiento de detoxificación mínimo una vez al año. Cuantas menos toxinas en nuestro organismo menos retención de líquidos.
–  No conviene utilizar medicamentos diuréticos si no es bajo prescripción médica debido a sus efectos secundarios como puede ser: calambres, hipotensión, efecto rebote, etc.

Translate »