/* blog igualado columas*/ .et_blog_grid_equal_height article { overflow: hidden; }

Una de las reacciones más comunes de la alergia son las rinitis alérgicas, sus características principales son congestión nasal, que se inicia en un salo lado, con abundante goteo trasparente de la nariz, el líquido del goteo nasal en muy irritante para la piel sana.

El tratamiento para estos síntomas, en muchas ocasiones, son los descongestivos nasales.

Descongestivos nasales

Su misión es facilitar la respiración cuando hay congestión o mucosidad nasal.

Existen dos grupos de productos,

  • los de higiene y 
  • los de tratamiento.

Empecemos por los de higiene, 

Están indicados para el lavado nasal y para ayudar a retirar la mucosidad espesa.

Encontramos los de

  • Suero fisiológico (agua con sal a una concentración exacta) y 
  • Agua de mar

No son adecuados si además hay dolor de oídos.
Ni cuando la mucosidad es de garganta o pulmón.
Ni cuando la mucosidad es líquida como el agua, ya que su producción es tan rápida que resultan ineficaces, en este caso lo adecuado son los antihistamínicos por vía oral.

Se aplican estando tumbado y de lado, en la fosa nasal que queda arriba. Podemos hacerlo con una jeringuilla o spray, mejor spray porque la presión con que sale el líquido es la adecuada para evitar problemas.
Posteriormente, si es un bebé, utilizar un aspirador nasal para retirar el moco espeso que veamos y solo el que veamos. Si es mayor o adulto bastará con sonarse.

Según si la concentración en sales es igual a la de nuestra mucosa nasal o no, encontramos dos tipos, los isotónicos y los hipertónicos.
Los isotónicos (1) actúan diluyendo la mucosidad, haciéndola más fácil de retirar.
Los hipertónicos (2), además descongestionan al eliminar parte del líquido que inflama la mucosa y que dificulta la respiración.

Los encontramos «enriquecidos con manganeso (Mn), que mejora la funcionalidad de la mucosa nasal y la hace menos sensible a las sustancias que provocan alergia.

  • Isotónicos: Son aquellos cuya concentración de sal es la misma que la del cuerpo y por lo tanto no intervienen como descongestivos, solo limpian por arrastre.
  • Hipertónicos: su concentración en sales es mayor que la del cuerpo, eso hace que parte del líquido que nos congestiona salga de la mucusa nasal y por ello descongestionan. Actúan arrastrando y eliminando líquido

Veamos ahora los de tratamiento,

Son un grupo de medicamentos muy seguros y que pueden utilizarse sin necesidad de receta médica, pero siempre consultando con el farmacéutico, que valorará en cada persona si hay situaciones que limiten su uso, la dosis, o que aconsejen derivar al médico.

Hay de tres tipos:

Los descongestivos:

Despejan muy rápidamente la nariz, son vasoconstrictores y por ello pueden resecar o dar sensación de frío en la nariz.

  • No deben usarse si tenemos hipertensión arterial. 
  • No utilizar durante más de tres días seguidos ni superar las dosis diarias recomendadaspara evitar congestión por efecto rebote .
  • Suspender el tratamiento y acudir al médico si los síntomas persisten, empeoran o si aparece fiebre alta, mareos, insomnio o nerviosismo.

Los antihistamínicos:

Los hay con o sin vasoconstrictor, para prevenir y tratar las rinitis alérgicas (mucosidad como el agua y muy abundante).
Actúan evitando la acción de la histamina, de igual forma que cualquier antihistamínco

Los protectores,

Aquí están los de barrera, naturales, homeopáticos y los que buscan fortalecer la mucosa para que sea más resistente y menos reactiva a los agentes externos.

  • Se deben usar por temporadas para darles tiempo a actuar.

Los de barrera o  físicos, actúan creando una película que impide el contacto de las partículas externas con la mucosa, como un barniz, evitando así el brote alérgico

Nunca se debe confundir el autocuidado responsable, siempre con consejo farmacéutico, con la automedicación, al ser esta la causa de numerosos ingresos hospitalarios.


Antonio Torres


Translate »